fbpx

Cómo hacer salsa teriyaki – Receta tradicional

La salsa teriyaki es una joya culinaria de la cocina japonesa que ha conquistado los paladares de todo el mundo. Con su característico sabor dulce y salado, esta salsa se ha convertido en un acompañamiento imprescindible para una variedad de platos, desde carnes y pescados hasta verduras y tofu. El término «teriyaki» proviene de las palabras «teri» , que se refiere al brillo que le da la salsa, y «yaki» , que significa asado o a la parrilla.

Esta versátil salsa es conocida por su capacidad para realzar los sabores de los ingredientes que toca, aportando una profundidad y complejidad que convierte incluso los platos más simples en auténticas delicias. Además de ser una opción deliciosa, preparar salsa teriyaki en casa es sorprendentemente sencillo y permite ajustar los sabores a tu gusto personal.

Ya sea que estés planeando una comida rápida entre semana, una cena especial, o simplemente quieras saber cómo hacer salsa teriyaki, la salsa teriyaki será tu aliada perfecta. En esta receta, aprenderemos a preparar una versión casera de esta salsa, utilizando ingredientes comunes y técnicas básicas, para que puedas disfrutar de todo el sabor y la autenticidad del teriyaki en tu propia cocina.

como hacer salsa teriyaki receta

Orígenes de la salsa teriyaki

La salsa teriyaki tiene sus raíces en la rica tradición culinaria japonesa, donde las técnicas de preparación y los sabores han sido refinados y transmitidos a lo largo de los siglos. Este nombre refleja tanto la apariencia atractiva como el método de cocción asociado con los platos teriyaki.

La técnica de cocinar alimentos a la parrilla o asados con una salsa brillante y sabrosa ha sido una parte integral de la cocina japonesa desde el siglo XVII, durante el período Edo. Durante este tiempo, los japoneses comenzaron a experimentar con métodos de conservación y realce del sabor, combinando salsa de soja, mirin (vino de arroz dulce), sake y azúcar para crear una mezcla que no solo preservaba los alimentos, sino que también mejoraba su sabor.

Con la globalización y la creciente popularidad de la cocina japonesa en todo el mundo, la salsa teriyaki ha cruzado fronteras y se ha adaptado a diversas culturas culinarias. En muchos países occidentales, la salsa teriyaki se ha convertido en un componente esencial de las cocinas domésticas y de los restaurantes, utilizada tanto en marinados como en salsas de acabado para una amplia variedad de platos.

Si tú también quieres disfrutar de esta deliciosa salsa, prepara los utensilios de cocina y toma nota de la receta. ¡Manos a la obra!

Ingredientes de la salsa teriyaki

Preparar tu propia salsa teriyaki en casa es una excelente manera de disfrutar de este delicioso condimento con ingredientes frescos y naturales. A continuación, te presentamos los ingredientes esenciales que necesitarás para crear una salsa teriyaki auténtica y llena de sabor.

  • Salsa de soja (125 ml): Proporciona la base salada y umami de la salsa.
  • Mirin (125 ml): Un tipo de vino de arroz dulce que añade dulzura y brillo.
  • Sake (60 ml): Un vino de arroz japonés que contribuye a la complejidad del sabor.
  • Azúcar (2-3 cucharadas): Añade dulzura y ayuda a espesar la salsa.
  • Jengibre fresco rallado (1 cucharadita): Aporta un toque picante y fresco.
  • Ajo picado (1-2 dientes): Agrega profundidad y un sabor robusto.
  • Maicena (1 cucharadita, opcional): Para espesar la salsa si es necesario, mezclada con un poco de agua.
  • Miel o jarabe de agave (1-2 cucharadas, opcional): Para un toque adicional de dulzura y un brillo extra.

Estos ingredientes se combinan para crear una salsa teriyaki equilibrada, perfecta para marinar, glasear o como acompañamiento. ¡Prepárate para transformar tus platos con esta receta clásica y versátil!

Receta de salsa teriyaki paso a paso

Preparar salsa teriyaki en casa es muy sencillo. Siguiendo estos pasos, obtendrás una salsa deliciosa y auténtica que podrás usar en una variedad de platos.

Paso 1: Reunir los ingredientes

Antes de comenzar, asegúrate de tener todos los ingredientes medidos y listos para usar. Esto incluye 125 ml de salsa de soja, 125 ml de mirin, 60 ml de sake, 2-3 cucharadas de azúcar, 1 cucharadita de jengibre fresco rallado, 1-2 dientes de ajo picados, 1 cucharadita de maicena (opcional) y 1-2 cucharadas de miel o jarabe de agave (opcional).

Paso 2: Combinar los líquidos

En una cacerola mediana, mezcla 125 ml de salsa de soja, 125 ml de mirin y 60 ml de sake. Revuelve bien para asegurarte de que los líquidos estén bien combinados antes de continuar.

Paso 3: Añadir el azúcar

Añade 2-3 cucharadas de azúcar a la mezcla de líquidos en la cacerola. Remueve con una cuchara de madera o una espátula hasta que el azúcar se disuelva por completo. Esto puede tomar un par de minutos de mezclar de forma constante.

Paso 4: Incorporar el jengibre y el ajo

Añade 1 cucharadita de jengibre fresco rallado y 1-2 dientes de ajo picados a la cacerola. Estos ingredientes aportarán un sabor fresco y robusto a la salsa. Mezcla bien para que el jengibre y el ajo se distribuyan uniformemente.

Paso 5: Cocinar la salsa

Coloca la cacerola a fuego medio y lleva la mezcla a ebullición, removiendo ocasionalmente para evitar que los ingredientes se peguen al fondo de la cacerola o se quemen. La mezcla comenzará a hervir suavemente después de unos minutos.

Paso 6: Reducir el fuego

Una vez que la mezcla llegue a ebullición, reduce el fuego a bajo y deja que la salsa hierva a fuego lento durante unos 10-15 minutos. Esto permitirá que los sabores se mezclen y la salsa se reduzca ligeramente, obteniendo una consistencia más espesa.

Paso 7: Espesar la salsa (opcional)

Si prefieres una salsa más espesa, mezcla 1 cucharadita de maicena con 2 cucharadas de agua fría en un tazón pequeño para hacer una papilla. Añade esta mezcla a la salsa y revuelve bien para combinar. Cocina a fuego lento durante unos minutos más, removiendo constantemente, hasta que la salsa espese a tu gusto. La maicena ayudará a obtener una textura más viscosa y brillante.

Paso 8: Añadir miel o jarabe de agave (opcional)

Para un toque extra de dulzura y brillo, puedes añadir 1-2 cucharadas de miel o jarabe de agave. Remueve bien hasta que esté completamente incorporado en la salsa. Este paso es opcional pero recomendado si deseas una salsa teriyaki con un perfil de sabor más dulce y complejo.

Paso 9: Dejar enfriar y almacenar

Retira la cacerola del fuego y deja que la salsa se enfríe a temperatura ambiente. Una vez fría, puedes usarla inmediatamente o transferirla a un frasco hermético y guardarla en el frigorífico. La salsa teriyaki casera se conserva bien en la nevera por hasta dos semanas. Agita bien el frasco antes de usar la salsa para asegurarte de que los ingredientes estén bien mezclados.

receta salsa teriyaki

Consejos adicionales sobre cómo preparar salsa teriyaki

  • Marinado: Usa la salsa teriyaki como marinada para pollo, carne de res, cerdo, pescado o tofu. Deja marinar durante al menos 30 minutos para que los sabores se absorban bien. Para carnes más densas, como el pollo o la carne de res, considera marinar durante varias horas o incluso toda la noche.
  • Glaseado: Pincela la salsa teriyaki sobre carnes o vegetales durante los últimos minutos de cocción para un glaseado brillante y sabroso. Esto es especialmente efectivo para asados a la parrilla o al horno.
  • Salsa para mojar: Sirve la salsa teriyaki como acompañamiento para sushi, tempura o verduras al vapor. Su sabor equilibrado complementará una variedad de platos y aperitivos.

Variaciones de la salsa teriyaki

La salsa teriyaki es increíblemente versátil y se presta bien a diversas variaciones que pueden adaptarse a diferentes gustos y necesidades dietéticas. A continuación, te contamos algunas variaciones populares junto con los ingredientes que cambian y lo que cada uno aporta o cómo se diferencian de la receta original.

1. Salsa teriyaki con sésamo

  • Ingredientes adicionales:
    • Semillas de sésamo tostadas (1-2 cucharadas)
    • Aceite de sésamo (1 cucharadita)
  • Aporte/diferencia:
    • Las semillas de sésamo tostadas añaden un sabor a nuez y una textura crujiente a la salsa. El aceite de sésamo aporta una rica fragancia y un sabor tostado profundo, haciendo que la salsa sea aún más sabrosa y aromática.

2. Salsa teriyaki picante

  • Ingredientes adicionales:
    • Chile rojo picado o copos de chile (al gusto)
    • Jengibre fresco rallado adicional (1 cucharadita)
  • Aporte/diferencia:
    • El chile añade un toque picante que equilibra la dulzura de la salsa. El jengibre extra intensifica el sabor fresco y picante, haciendo que la salsa tenga un perfil más robusto y complejo.

3. Salsa teriyaki sin alcohol

  • Sustituciones:
    • Sustituir el mirin y el sake por caldo de pollo o vegetal (125 ml cada uno)
    • Añadir 1-2 cucharadas de vinagre de arroz para mantener un toque ácido
  • Aporte/diferencia:
    • Esta versión es ideal para quienes prefieren evitar el alcohol. El caldo aporta sabor y cuerpo, mientras que el vinagre de arroz mantiene el equilibrio ácido sin la necesidad de usar alcohol.

4. Salsa teriyaki con piña

  • Ingredientes adicionales:
    • Jugo de piña (125 ml)
    • Trozos de piña fresca o enlatada (opcional, para añadir al final)
  • Aporte/diferencia:
    • El jugo de piña añade una dulzura natural y un sabor afrutado que complementa maravillosamente la base de soja y mirin. Los trozos de piña agregan textura y una explosión de frescura en cada bocado.

5. Salsa teriyaki vegana

  • Sustituciones:
    • Sustituir la miel por sirope de arce o agave (1-2 cucharadas)
    • Usar una salsa de soja sin ingredientes de origen animal
  • Aporte/diferencia:
    • Esta variación es completamente vegana y conserva la esencia de la salsa teriyaki original. El sirope de arce o agave aporta una dulzura suave y natural, mientras que la salsa de soja vegana garantiza que no haya productos de origen animal.

6. Salsa teriyaki agridulce

  • Ingredientes adicionales:
    • Jugo de naranja (60 ml)
    • Ralladura de naranja (1 cucharadita)
    • Vinagre de arroz (1-2 cucharadas)
  • Aporte/diferencia:
    • El jugo y la ralladura de naranja añaden un toque cítrico brillante, mientras que el vinagre de arroz incrementa la acidez. Esta variación resulta en una salsa con un perfil de sabor más equilibrado entre dulce y ácido.

7. Salsa teriyaki con miel y jengibre

  • Ingredientes adicionales:
    • Miel (2-3 cucharadas)
    • Jengibre fresco rallado adicional (1 cucharada)
  • Aporte/diferencia:
    • La miel aporta una dulzura rica y suave que se combina perfectamente con el jengibre fresco adicional, intensificando los sabores dulces y picantes de la salsa.

Consejos para experimentar

  • Equilibrio de sabores: Al experimentar con variaciones, es importante mantener el equilibrio entre lo dulce, lo salado y lo ácido para obtener una salsa teriyaki armoniosa.
  • Personalización: No dudes en ajustar las cantidades de los ingredientes según tus preferencias personales. La cocina es un arte y cada paladar es diferente.
  • Consistencia: Si deseas una salsa más espesa, puedes jugar con la cantidad de maicena o dejarla reducir más tiempo en el fuego.

Estas variaciones te permitirán disfrutar de la salsa teriyaki de diferentes maneras, adaptándose a tus gustos y necesidades dietéticas. ¡Anímate a probarlas y descubre tu versión favorita!

Resumen de la receta de salsa teriyaki paso a paso

  1. Reunir los ingredientes.
  2. Combinar los líquidos.
  3. Añadir el azúcar.
  4. Incorporar el jengibre y el ajo.
  5. Cocinar la salsa.
  6. Reducir el fuego.
  7. Espesar la salsa (opcional).
  8. Añadir miel o jarabe de agave (opcional).
  9. Dejar enfriar y almacenar.